Calle Bolonia, 24 50008 Zaragoza

Actualidad

04/11/2015

Averías que causamos, sin querer, los propios conductores

Averías que causamos, sin querer, los propios conductores

Cuantos trabajamos en los talleres de coches en Zaragoza sabemos que todas las máquinas pueden sufrir averías. Las revisiones periódicas, un mantenimiento adecuado… pueden hacer que nos duren más tiempo, pero siempre llega el momento en el que se  estropean. Desde esta perspectiva es cierto que los coches son una máquina más que, por lo tanto, no están libres de sufrir alguna avería. Pero lo cierto es que de la mayoría de estas averías, los responsables solemos ser los conductores.

Algunas costumbres que adoptamos cuando nos ponemos al volante terminan por ser la causa de la gran mayoría de las averías por las que hay que llevarlo a uno de los talleres de coches de Zaragoza. Una postura muy frecuente entre los conductores es la de llevar constantemente la mano derecha apoyada sobre la palanca de cambios, apretándola levemente. Esa presión que aplicamos hace que los discos de la caja de cambios no giren libremente sino que estén continuamente en fricción y, con el tiempo, escucharemos ese sonido desagradable cuando las marchas rascan o no se engarzan a la primera.

Algo muy parecido ocurre cuando, en el semáforo, esperamos a que se encienda la luz verde con la marcha engranada y el embrague pisado, después de un rato, la presión del pie se afloja y esta vez son los discos del embrague los que entran en fricción. Exactamente lo mismo les ocurre cuando circulamos con el pié levemente apoyado sobre el embrague.

Alegando que no hay sitio para aparcar, algunos conductores prefieren dejar el coche con una o dos ruedas sobre la acera y, sin embargo, se extrañarán porque, un día, los amortiguadores hagan un ruido chirriante.

Cuando vengas a Mecanisport a pasar la próxima revisión, acuérdate de preguntarnos por otras averías que puedes evitar fácilmente.